daños estructurales en un edificio

Las reparaciones de daños estructurales en un edificio suelen ser operaciones de las que se tiene mucho conocimiento, en cuanto a procedimientos y materiales necesarios para llevarlas a cabo. ¿Sabes identificar el origen y cuáles son los daños estructurales más comunes?

 

daños estructurales en edificioComo todo en la vida, nuestras edificaciones también sufren el paso del tiempo y poco a poco se van haciendo mayores por lo que, llegado el momento, necesitan un especial cuidado. Estos cuidados abarcan una gran cantidad de actuaciones: desde una pequeña sesión de belleza, donde a base de un correcto maquillaje se pueden resolver ciertos daños estéticos o la realización de limpiezas a base de agua a presión, aplicando pinturas o cambiando revestimientos en fachadas, hasta cuidados un poco más complejos como son los daños estructurales.

En este artículo nos centraremos en cómo identificar daños estructurales en un edificio y, como “traumatólogos de las edificaciones”, intentaremos compartir con vosotros parte de nuestros conocimientos sobre este tema.

Ni todas las estructuras son iguales, ni todos los daños estructurales lo son tampoco.

Cómo avanzábamos al principio del post, afortunadamente para nosotros, si se cogen con tiempo, las reparaciones de daños estructurales suelen ser operaciones de las que se tiene bastante conocimiento, tanto por los procedimientos a realizar para su reparación, como por los materiales a emplear, y en la mayoría de los casos no suelen entrañar daños serios e irreparables para las edificaciones.

Sin embargo, todavía no se ha mencionado uno de los aspectos más importantes a la hora de realizar un estudio de daños estructurales. ¿Qué ha podido ocasionar el daño?

Daños estructurales más comunes

Los daños estructurales en un edificio pueden ser fruto de humedades, filtraciones de agua, roturas en instalaciones (fontanería, saneamiento, aire acondicionados…), rellenos deficientes en cimentaciones y un largo etcétera.

Casi siempre, el origen del daño es el gran olvidado, cuando en realidad debe ser uno de los problemas a resolver en los que centrar más nuestra atención “Muerto el perro, se acabó la rabia”. En nuestro caso, “solucionado el origen que produce los daños estructurales, podemos centrarnos en la reparación”.

Desprendimiento de revestimientos, una de las consecuencias más habituales

En este artículo, queremos centrarnos en uno de uno de los daños estructurales más recurrentes que nos encontramos los “traumatólogos de las edificaciones”: «Veo los hierros de la estructura a simple vista, ¡socorro!» Esto es lo que nos transmiten a nosotros cuando se encuentran con el problema. ¿Esto qué significa? La oxidación de las armaduras ha provocado desprendimientos de los revestimientos a causa del aumento del volumen del acero. Esta patología produce escenarios como el siguiente:

desprendimiento de revestimientos por daños estructurales

¿Cómo actuar ante este tipo de daño estructural?

Este tipo de patologías, tan recurrentes en las zonas costeras, requiere de una reparación urgente, ya que el fenómeno de deterioro de la estructura, una vez comenzada la oxidación de las armaduras, es muy rápido.

¿Cómo se realiza la reparación de este tipo de patologías?

desprendimiento por oxidación en daños estructurales

El procedimiento de reparación, en la mayoría de los casos, podría resumirse en:

  • Retirada de las partes sueltas: Debemos eliminar todos los elementos que, debido a la oxidación de las armaduras, han perdido el agarre con el resto de elementos (revestimientos) o por su estado general supongan un riesgo de caída o desprendimiento.

 

daños estructurales

 

 

 

 

 

 

 

 

  • Limpieza de las armaduras con alguno de los procedimientos más habituales (cepillados, chorreos de arena…)
  • Pasivación de las armaduras: En este tipo de reparaciones es muy importante conseguir que la recuperación de los volúmenes perdidos de hormigón llegue a abrazar la armadura pasivada. De lo contrario no se estaría realizando una reparación correcta, ya que parte de las armaduras quedarían ocultas y continuaría el proceso de oxidación.

pasivación de las armaduras

  • Recuperación de los volúmenes de hormigón perdidos: Una vez pasivadas las armaduras, hay que recuperar la geometría del elemento. Hoy en día existen una amplia gama de morteros de reparación, con características específicas para cada caso.

recuperación estética de oxidación

  • Recuperación estética: El último procedimiento será el meramente estético.

Una vez corregido el origen de los daños estructurales en el edificio y realizada la reparación, se procederá a la recuperación estética de la edificación.

daños estructurales en edificios

 

Evidentemente, todos los procedimientos anteriores, han de llevarse a cabo con el estricto cumplimiento de la normativa en cuanto a Seguridad y Salud, pero en concreto este tema será motivo de otro artículo.

¿Y tú? ¿Te has encontrado con alguno de estos problemas en tu edificio? Si necesitas que te ayudemos o quieres preguntarnos cómo resolver el problema, estaremos encantados de hablar contigo.  

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *